Le cogí cariño, esto es como el síndrome ese de Estocolmo… Amo los cómics, qué carajo!