Chupar ardillas está de moda, y es mucho más sano que hacer cultura, ser religiosamente correcto o ser payaso.